Google+ Experimentos caseros: Cómo curvar un rayo láser

martes, 3 de enero de 2017

Cómo curvar un rayo láser

experimento, curvar, rayo, laser


Hoy vamos a hacer un increíble experimento visual en el que trataremos de conseguir que el haz de luz de un láser, que normalmente es recto, se vuelva curvo. Esto lo vamos a lograr atravesando con el láser un recipiente de agua con azúcar.



Materiales

- Una pecera o recipiente grande de cristal
- Azúcar
- Un láser


Procedimiento

Para doblar el rayo láser, lo primero que tenemos que hacer es llenar una pecera. Una vez llena, vamos a apagar las luces y a comprobar qué ocurre con el rayo del láser cuando lo hacemos pasar a través del agua.Como vemos, el rayo del láser se dobla al principio pero, a través del agua, va totalmente recto.

laser, recto, agua


Pero, ¿qué ocurre si le echamos un poco de azúcar al agua? Para comprobarlo, tenemos que echar suficiente azúcar para cubrir todo el fondo del recipiente y que se quede una capa blanquecina de un par de milímetros.

Recordad, no hay que removerlo sino todo lo contrario. Tenemos que dejarlo reposar durante al menos 24 horas para que todo el azúcar se quede en el fondo.

Ahora, lo único que tenemos que hacer es apoyar nuestro láser contra el cristal e ir bajando el rayo hasta el fondo. Para ver qué ocurre con mayor facilidad, apagamos las luces.

laser, curvo, agua, azucar


Como podemos ver, al principio, el haz del láser va totalmente recto pero, a medida que lo vamos bajando y va llegando al fondo, se empieza a curvar. Parecerá que el azúcar del fondo tiene gravedad propia y que lo atrae.

Es increíble ver que el láser se curva totalmente. Incluso, si os fijáis en el reflejo del láser al chocar contra la pared opuesta, veréis que éste también se curva hacia abajo.

reflejo, laser, curvado, agua, azucar


En definitiva, este experimento es un espectáculo visual y es por eso que os invitamos a que lo probéis en casa.


Explicación


Para que entendáis lo que ha ocurrido aquí, hay que empezar explicando que la luz lleva una velocidad
de trescientos mil kilómetros por segundo pero esta velocidad solamente la consigue estando en un ambiente de vacío. Si la luz pasa por aire, esta velocidad disminuye; si pasa por agua, disminuye aún más; y, si pasa por agua con azúcar, disminuye muchísimo más.

Lo que queremos decir es que, dependiendo del ambiente por el que pase el haz del láser, éste viajará más deprisa o más lento y esto afecta a su índice de refracción.

Cuando nosotros pasamos el haz del láser de aire a agua, vemos que se dobla pero, cuando lo pasamos por la zona donde hay azúcar, directamente se curva porque no hay un cambio de medio muy brusco.


Así es como conseguimos curvar un rayo láser y en nuestro vídeo de ExpCaseros podéis ver lo increíble y sencillo que resulta:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada