miércoles, 5 de diciembre de 2012

Experimento con zanahorias


Este es un experimento casero muy sencillo y totalmente inofensivo, perfecto para hacerlo con los niños. Se trata básicamente de introducir tres zanahorias en diferentes sustancias durante un día y ver lo que ocurre.




Materiales:

- Tres zanahorias (más o menos del mismo tamaño).
- Tres vasos o recipientes.
- Agua.
- Sal.


Procedimiento:

El procedimiento es muy simple. Rellenamos el primer vaso de agua corriente. En un segundo vaso, depositamos sal común hasta que ocupe aproximadamente la mitad de éste y echamos agua hasta que se llene, para conseguir una especie de salmuera. El último vaso lo dejaremos vacío.
Una vez preparados los vasos, echamos una zanahoria dentro de cada uno y lo dejamos durante al menos un día.

Observaremos cómo la zanahoria introducida en el vaso con agua ha aumentado de tamaño, mientras que la que ha estado en agua con sal se habrá deshidratado y, por tanto, habrá disminuido de tamaño. La última zanahoria, que no estaba sumergida en ninguna sustancia, habrá mantenido su figura original.


Explicación:

El agua es un disolvente que puede pasar a través de las membranas de la zanahoria, tanto desde fuera hacia dentro como al revés. El hecho de circular en un sentido u otro lo determina la concentración. Por tanto, en el primer vaso, el agua corriente pasa al interior de la zanahoria, dado que es una disolución más diluida. En el segundo vaso pasa totalmente lo contrario, el agua del interior de la zanahoria sale al exterior y por eso disminuye su volumen.



3 comentarios:

  1. para que utilizar el sal

    ResponderEliminar
  2. muy interesante y bien educativo con simples elementos de la naturaleza se explica algo maravillosamente extraordinario

    ResponderEliminar